Telecomunicaciones en las Smart Cities: NB-IoT

Toda ciudad que quiera pertenecer al codiciado grupo de las “Smart” debe contener al menos un sistema de captación de información, un sistema de tratamiento y explotación de la misma y en base de los resultados obtenidos, un sistema de actuación o prestación de servicios.

En este ámbito son muy típicos los servicios de información de plazas de aparcamiento, de información de calidad ambiental, de gestión inteligente del alumbrado público o de recogida de residuos. Todas estas aplicaciones tienen en común la existencia de un sistema de captación constituido por diversos sensores que nutren de información al “core” del sistema que explota y utiliza dicha información para realizar acciones y/o prestar un determinado servicio de manera eficiente.

Uno de los aspectos cruciales que deben plantearse en el diseño de estas aplicaciones son las redes de telecomunicaciones utilizadas para transmisión de la información desde los sensores hasta el “core” y desde aquí hacia los “actuadores”. La tecnología elegida debe ser óptima, principalmente en el consumo energético y siendo conscientes de que el tráfico de datos no es alto, la demanda de velocidad tampoco es elevada (del orden de kbps).

Este tipo de redes son las conocidas como “LPWAN” (Low Power Wide Area Networks) y están actualmente dominadas por soluciones propietarias como LoRa o el SigFox que operan en una pequeña ranura en banda libre en 868 MHz con un enlace descendente del orden de una decena Kbps.

No obstante, parece que el panorama va a dar un vuelco importante, sobre todo desde que el 3GPP anunciara el pasado junio de 2016  la finalización de un estándar que puede revolucionar el mundo de las LPWAN: el NB-IoT (Narrow Band – Internet of Things).

Esta tecnología, que se integra como una de las “versiones” del LTE, persigue mejorar considerablemente las prestaciones de las actuales soluciones propietarias, con capacidades de entorno a 200 Kbps y con una mayor eficiencia en el consumo energético. Quizás su principal inconveniente resida en el uso de banda licenciada en el espectro radioeléctrico.

Parece razonable que dadas sus características, los principales operadores europeos (entre ellos, Vodafone  y Telefónica) estén aportando fuerte por esta tecnología.

Habrá que estar atentos a las novedades que se vayan produciendo al respecto. En este sentido cabe esperar que el próximo Mobile Word Congress (27 Feb – 2 Mar 2017) traiga interesantes titulares en el campo de las LPWAN, y en especial del NB-IoT.




Ingeniero de Telecomunicación & PMP