Un aspecto que tradicionalmente ha resultado dudoso para los agentes que operan en el sector de las telecomunicaciones era el relativo a si los titulares de las infraestructuras físicas que sirven de soporte al despliegue de las redes públicas de comunicaciones electrónicas (conductos, canalizaciones subterraneas, bocas de acceso, etc) debían o no tener la consideración…