Antena de telefonía móvil. Cortesía de Ramón Peco vía flickr

El nuevo dividendo se hace fuerte.

Ya comentamos en un antiguo post (abril 2014) que la Comisión Europea estaba dando pasos serios para un nuevo dividendo digital por el que se pondría a disposición la banda de 700 MHz para la prestación servicios de comunicaciones móviles en detrimento de la TDT. Como veremos a continuación existen novedades que hacen presagiar que el fin del combate está muy cerca, con claros ganadores: el LTE y el 5G.

Haciendo un poco de historia, nos podemos remontar al 2012 cuando en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de ese año (CMR-12), se decidió que la banda de 700 MHz debía atribuirse a los servicios móviles y de radiodifusión en la región 1 (Europa y África) a partir de 2015Posteriormente en la  CMR-15, se ultimó las negociaciones internacionales sobre los parámetros técnicos y reglamentarios para el uso de la banda de 700 MHz para la banda ancha inalámbrica. 

En el contexto anterior, la Comisión Europea ha venido trabajando en esta materia hasta culminar con la DECISIÓN DE EJECUCIÓN (UE) 2016/687  de 28 de abril de 2016 relativa a la armonización de la banda de frecuencias de 694-790 MHz para los sistemas terrenales capaces de prestar servicios de comunicaciones electrónicas inalámbricas de banda ancha y para un uso nacional flexible en la Unión y con una PROPUESTA de la Comisión de 2 de febrero de 2016  de Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo sobre el uso de la banda de frecuencias de 470-790 MHz en la Unión Europea.

La primera armoniza las condiciones técnicas para la disponibilidad y el uso eficiente de las bandas de frecuencias la banda de 700 MHz en la Unión, sirviendo como “antesala” para la decisión definitiva que se tome respecto al uso y demás obligaciones a cumplir por los Estados miembros para la liberación de esta banda y puesta a disposición de los servicios de comunicaciones inalámbricas de banda ancha. Así, el Consejo de Europa adoptó el 26 de mayo de 2016 una orientación general sobre la Propuesta remitida por la Comisión, modificando algunos puntos del texto original. Esta orientación general constituirá la posición del Consejo para las negociaciones con el Parlamento Europeo, que aún no se ha pronunciado al respecto.

Aunque aún es necesario que ambas instituciones (Consejo y Parlamento) deban llegar a un acuerdo sobre el texto para que se convierta en acto legislativo, se considera relevante destacar el siguiente contenido:

  • A más tardar el 30 de junio de 2020, los Estados miembros autorizarán el uso de la banda de frecuencias de 694-790 MHz para los sistemas terrenales que presten servicios de comunicaciones electrónicas de banda ancha inalámbrica. Si no están en condiciones de hacerlo, pueden decidir retrasar la disponibilidad de la banda hasta dos años por motivos debidamente justificados. Entre las razones de este retraso pueden figurar, por ejemplo, interferencias perjudiciales sin resolver o cuestiones de coordinación transfronteriza.
  • Cuando los Estados miembros autoricen el uso de la banda de frecuencias de 694-790 MHz o modifiquen los derechos existentes de uso de la banda de frecuencias de 694-790 MHz, tendrán debidamente en cuenta la oportunidad de aumentar el nivel y la calidad de los servicios y la cobertura de su población y territorio a través de servicios implantados en la banda. Comparando este punto con la propuesta inicial, puede observarse como el Consejo no ha considerado oportuno establecer una velocidad mínima de 30 Mbps como así lo recoge la Comisión en su propuesta.
  • A más tardar el 30 de junio de 2018, los Estados miembros adoptarán y harán público su plan nacional y el calendario («hoja de ruta nacional») para el cumplimiento de sus obligaciones en virtud de los artículos 1 y 4 de la presente Decisión.

Esta actuación contribuye al objetivo de poner 1 200 MHz a disposición de la banda ancha inalámbrica, que es uno de los principales objetivos de la Decisión 2012/243/UE del Parlamento Europeo y el Consejo por la que se establece un programa plurianual de política del espectro radioeléctrico (PPER).

Sin duda, pese a todas las molestias que causará la implatación de un nuevo dividendo para los usuarios de la TDT (resintonización, filtros, etc) cierto es que supondrá un gran impulso de las comunicaciones móviles de banda ancha y para el desarrollo de la 5G de las comunicaciones móviles.




Ingeniero de Telecomunicación & PMP