La trastienda de las ofertas de fibra óptica.

Hace tres de años, y en la situación de crisis económica que desgraciadamente venimos soportando en España desde hace ya demasiado tiempo, hubiera sido una locura pensar que en España las conexiones a Internet a 100 Mbps llegaran a nuestras casas. Pero la realidad es que a día de hoy los datos reflejan que la ejecución de los planes de inversión de los operadores de telecomunicación en despliegues de redes de acceso de nueva generación están superando todas las expectativas. Sin querer entrar en una maraña de datos, es ilustrativo conocer cómo la apuesta decidida por la fibra óptica y en particular por las redes FTTH, ha conseguido que los accesos instalados de este tipo de redes se hayan multiplicado casi por 10 desde 2011.

Pero más que locura, se hubiera podido calificar de “utópico” que ya estos “100 megas” se quedaran obsoletos a día de hoy. Parece que en el sector de las telecomunicaciones no existe lo imposible, consolidándose como el sector palanca del desarrollo económico y social.

Ofertas actuales de fibra óptica de mayor capacidad.

Operador
Máxima capacidad ofertada en Mbps. Downlink (DL) / Uplink (UL)
Movistar100 / 10
Vodafone200 / 20
Orange100 / 10
Jazztel200 / 200
Adamo1.000 / 200

En la tabla anterior pueden observarse ofertas de hasta 200 Mbps simétricos e incluso como nuevos operadores como Adamo quieren entrar fuerte en el mercado ofertando hasta 1.000 Mbps en el DL. Asimismo aunque el principal operador  en España en banda ancha fija, Movistar, no oferte más allá de esos “obsoletos” 100 Mbps, según nos adelantaba Expansión hace un par de meses en un artículo de Ignacio del Castillo, se estipula que inminentemente el operador incumbente va a realizar el lanzamiento comercial de 200 Mbps simétricos, para llegar a los 1.000 Mbps en el DL para el próximo año próximo.

¿Qué hay detrás de tantos “megas”? ¿cómo es posible conseguirlos? ¿qué de cierto tienen estas magníficas ofertas?

En las siguientes líneas intentaré dar respuesta a estas preguntas intentando ser lo más conciso, divulgativo y didáctico que pueda, procurando al mismo tiempo no olvidarme de la rigurosidad en la redacción.

Como la mayoría sabemos, las ofertas comerciales de acceso a Internet se centran en capacidades máximas de conexión, que por lo general no se cumplen. Si bien es cierto que la expansión de la fibra óptica hace que las redes sean más robustas frente a la degradación y distorsión de la señal por la propagación a través del cable en comparación a las redes de cobre (familia tecnologías xDSL) , la capacidad máxima agregada de las redes no se dimensiona jamás para que todos sus clientes se puedan conectar siempre a la máxima capacidad contratada.

Como intenté explicar en mi primer artículo de este blog “Un vistazo práctico al FTTH”  las redes actuales de FTTH se basan en el estándar GPON de la ITU-T, por el que por cada fibra óptica de la señal que sale de la casa del operador es capaz de agregar una capacidad de 2,5 Gbps de bajada (DL) y 1,25 Gbps (UL) de subida. También vimos que cada uno de estos “pelos” de fibra óptica suele dar servicio a 64 clientes a través de dos niveles de división, tal y como recuerdo a continuación.

Esquema división fibras en FTTH GPON

Esquema división fibras en FTTH GPON. Elaboración propia.

La primera cuenta que se nos puede venir a la cabeza es sencilla. Si por ejemplo dividimos los 100 Mbps entre 64, nos saldría para cada cliente un total de 1,56 Mbps. Afortunadamente, aunque nunca se llegue a la capacidad máxima, tampoco en la práctica nos quedaremos en la situación de que en todo momento todos los clientes que comparten la fibra óptica que sale de la central estén demando a la red la máxima velocidad, quedándonos normalmente en un término medio.

Esto es una muestra del por qué los operadores nunca pueden asegurar la capacidad máxima contratada y también por qué a medida que el número de clientes de FTTH va creciendo las tasas de velocidad real versus velocidad contratada descienden.Y si esto es un problema con las ofertas de FTTH de 100 Mbps, no digamos ya sobre las ofertas actuales de 200 Mbps, e incluso las de 1.000 Mbps, que como vimos realiza el operador Adamo. Respecto a ésta última, he intentado, sin éxito, confirmar con ellos la solución tecnológica que emplean, porque a través de GPON con nivel de división 1/64 sería ya descabellado realizar esta oferta comercial. Si alguien lo sabe, por favor, que lo comente 🙂

Para poder hacer las ofertas comerciales aquí descritas los operadores se basan en estudios de tasas de concurrencia (porcentaje de usuarios conectados a la vez requiriendo cierta capacidad a la red), en limitar la disponibilidad de las ofertas mayores o reduciendo el número de clientes que comparten fibra. Ah claro, y por supuesto, porque, como veremos a continuación, también la tecnología evoluciona rápidamente.

Evolución tecnológica de las redes FTTH.

Llegados a este punto, alguien puede quedar desencantado con nuestra fiel amiga la fibra óptica, pero nada más lejos de la realidad. La capacidad de la fibra óptica es casi infinita, estando limitada por la electrónica que se procesa y transmite la información a través de ella. En este sentido la inversión en planta externa de redes de fibra óptica está más que justificada ya que la evolución tecnológica de estos equipos reutilizarán y amortizarán los despliegues actuales de fibra. Tranquilos, no veremos tantos técnicos en escaleras y tantas cámaras de registros y arquetas abiertas en muchísimo tiempo (yo diría que no lo volveremos a ver) cuando termine el grueso del despliegue actual de FTTH.

Evolución tecnologías FTTH. Fuente FTTH Council.

Como muestra la gráfica anterior el paso siguiente a las redes FTTH implementadas con  GPON son las menciondas Next Generation Passive Optical Networl (NGPON) o las “redes ópticas pasivas de nueva generación” en cuya estandarización trabaja la ITU-T en colaboración con el FSAN, con la premisa fundamental de que se pueda reaprovechar las redes actualmente desplegadas y en la medida de lo posible que se permita la coexistencia con las tecnologías preexistentes.

NGPON1.

Podemos observar como en el artículo de Expansión referido anteriormente, se menciona que la oferta de 1.000 Mbps que prepara Movistar para el año próximo será posible a través de esta tecnología.

A efectos prácticos, NGPON1 es lo mismo que el estándar XG-PON1 liberado en su aspectos básicos por la ITU-T en la recomendación G.987 en el año 2010 por la que la capacidad agregada de cada fibra pasaría de los 2,5 Gbps / 1,25 Gbps que actualmente tenemos con las redes GPON a los 10 Gbps simétricos. La técnica utilizada es básicamente una mejora del GPON en la forma en que todos los usuarios acceden de forma sincronizada en el tiempo al medio compartido de la fibra óptica (sigue siendo TDM – “Multiplexación por División en el Tiempo” y una longitud de onda compartida por todos los clientes para el enlace ascendente y otra para el descendente)
La ITU-T trabajó (y trabaja), codo con codo con el FSAN para que la coexistencia con las redes GPON sea una realidad disponiendo de una planificación de longitudes de onda que acomode las necesidades de banda ancha de cada tecnología.

Plan de longitudes de onda definido en XG-PON1 ( rec. G987 ITU-T). Fuente FTTH Council.

NGPON2.

Se prevee que la ITU-T, de nuevo con el apoyo del FSAN, pueda liberar la recomendación para el NGPON2 durente el año próximo. La técnica consiste básicamente en utilizar multiplexación de 4 señales XGPON1 de 10 Gbps consiguiéndose de este modo una capacidad agregada de hasta 40 Gbps simétricos. El resultado es una técnica de multiplexación por división en el tiempo (TDM) y por división de logitudes de onda (WDM) para el tráfico consumido y generado por los clientes que comparten la misma fibra. Aplicada a redes FTTH pasivas, la técnica es conocida como “TDM/WDM-PON o TWDM-PON”. Sobre esta técnica entraré un poco más en detalle cuando aborde en otro artículo el tema de la compartición de redes de fibra óptica, donde esta solución podría jugar un papel importante.

La esperada e inminente recomendación para el NGPON2 junto a los problemas por asegurar la coexistencia con las soluciones NGPON1 y GPON, y la escasa apuesta de proveedores que hayan conseguido implentar equipos interoperables NGPON1, hacen que muchos operadores se estén planteando dar el salto directo del GPON al NGPON2. Quizás sea esta una razón por la que Movistar no haya movido ficha aún para superar su oferta máxima actual de 100 Mbps.




Ingeniero de Telecomunicación & PMP