Fibra óptica: cómo y dónde canalizar

A menos que seas un profesional íntimamente relacionado con la materia, seguramente que al leer el título de esta entrada con suerte te haya venido a la cabeza una imagen como esta:

CablesFO-Subconduct-CR

Cables de fibra óptica en cámara de registro. Instalada en canalización subterránea subconductada (Canalización 110mm, 3 subconductado de 40 mm) con obsturaciones y tapones.

Sí, se trata de una típica canalización de Telefónica. Pese a que estas infraestructuras están accesibles al resto de operadores mediante la oferta MARCo  las cada vez más saturadas canalizaciones y la necesidad de despliegue de nuevos tramos sin la existencia de éstas, unido a la necesidad de ahorro de costes, han propiciado el desarrollo de otras técnicas para aprovechar otras infraestructuras existentes y minimizar el impacto de la apertura de calles. Típicamente nos encontramos con:

Canalizaciones de fibra óptica por la red de saneamiento:

Subconductado de tela:

Técnicas de microzanjas:

Si queremos conocer diferentes técnicas de cómo hacer canalizaciones, podemos irnos a una agencia de normalización como AENOR y repasar su norma 133100 “Infraestructuras para redes de Telecomunicaciones”, y más concretamente la primera parte dirigida a canalizaciones subterráneas. Como la materia puede ser árida con letras y números, voy a intentar de nuevo sustituirlas por vídeos explicativos y no superar las 300 palabras en este post. Fundamentalmente se diferencian dos técnicas de canalización guiada: Técnicas con fluidos y técnicas con aire.

Técnicas con fluidos.

Perforación guiada (Directional Drilling):

Empuje de varas (Rod Pusher):

Microgalería (Microtunneling):

Técnicas con aire: Perforación guiada con aire (Dry Directional Drilling) y Topo a percusión (Impact Moling):




Ingeniero de Telecomunicación & PMP