Cómo compartir la fibra de Telefónica

El miércoles 24 de febrero termina el plazo para la aportación de comentarios a la consulta pública de la CNMC  en la que se recoge la apertura de la fibra de Telefónica salvo en 9 municipios. Como cabría esperar, este paso previo a la imposición de una nueva regulación para los mercados de banda ancha en España ha suscitado muchísima polémica, haciéndose notar las reacciones de los principales involucrados en el sector. El principal afectado, Telefónica, no tardó en mostrar su descontento, anunciando la paralización y ralentización de su despliegue de FTTH, medida que podría afectar a dos millones de hogares.

Aunque esta medida de presión utilizada por Telefónica para que la CNMC relaje sus pretensiones regulatorias ha tenido ya una respuesta de apoyo del Partido Popular, parece inevitable que la imposición de obligaciones de apertura de fibra óptica sea una realidad en nuestro país, independientemente del número de municipios en los que finalmente deba ser aplicada.

VULA

En la consulta se ponen de manifiesto las dificultades técnicas que tienen las redes FTTH para conseguir una desagregación física del bucle. Como recogimos en un artículo anterior (Un vistazo práctico al FTTH) este tipo de redes se están implementado con tecnología GPON y su topología hace que cada “pelo” de fibra óptica que sale de la central de servicio hasta 64 clientes. Por tanto un operador alternativo no podría acceder exclusivamente a esta fibra de forma análoga a la desagregación del bucle de abonado para dar servicios sobre xDSL (cada par de cobre que sale de la central está conectado con un sólo cliente)

VULA - Altran

Esquema desagregación VULA. Fuente Altran. Unbundling in Current Broadband and Next-Generation Ultra-Broadband Access Networks. http://it.altran-foundation.org/fileadmin/medias/IT.altran.it/Fondazione_2014_Documenti/FIO_camera_ready_3apr14.pdf

Para la resolver esta limitación, la CNMC propone como medio para hacer efectiva la compartición de la fibra de Telefónica una técnica desagregación virtual llamada VULA (Virtual Unbundled Local Access). Algunos reguladores europeos (Reino Unido, Austria, Alemania, Italia) ya tienen impuesto un servicio mayorista de desagregación virtual de la fibra óptica que se presta a nivel de la central y que a pesar de ser un acceso no físico e incluir equipos activos, ofrecería prestaciones equiparables a la desagregación física, en términos de control, flexibilidad y nivel de contención de la red. Esta flexibilidad se traduce en características tales como permitir ofrecer servicios diferentes a los de Telefónica, la elección flexible de los equipos de cliente o que el tráfico sea dedicado y no compartido.

TWDM-PON

Según se recoge en la propia consulta, la CNMC considera que el servicio VULA sería, por su propia naturaleza, de carácter transitorio en tanto en cuanto no se superen las actuales limitaciones técnicas que impiden la comercialización de servicios basados en la propia desagregación de la fibra. Este podría ser el caso si llegaran a implantarse tecnologías como el TWDM-PON.

TWDM-PON_Huawei

Esquema TWDM-PON. Fuente: A network sharing scheme for FTTH/PON fixed broadband access infrastructure Dr. Juan Rendon HUAWEI. http://www.itu.int/wsis/implementation/2014/forum/agenda/session_docs/215/03_Dr_Juan_Rendon_Huawei.pdf

Esta tecnología consiste básicamente en utilizar multiplexación de 4 señales XGPON1 de 10 Gbps consiguiéndose de este modo una capacidad agregada de hasta 40 Gbps simétricos. El resultado es una técnica de multiplexación por división en el tiempo (TDM) y por división de logitudes de onda (WDM) para el tráfico consumido y generado por los clientes que comparten la misma fibra.

TWDM-PON permitiría la compartición de la fibra óptica de hasta 4 operadores, a los cuales se le asignaría una longitud de onda diferente, permitiendo una capacidad agregada simétrica de 10 Gbps para cada uno. Se trata de una técnica por la que se lograría una enorme flexibilidad e independencia, facilitando pues a los operadores la implantación de un modelo de negocio factible para la realización de despliegues compartidos de fibra óptica, al menos para los futuros. Además se lograría una capacidad muy superior a la que actualmente tienen los operadores con sus actuales redes GPON (2,5 Gbps / 1,25 Gbps).

Actualmente ya existe una recomendación (ITU-G.989.1) con los requerimientos generales, y otra desde diciembre de 2014 (ITU-G.989.2) con las especificaciones sobre la capa física, y se están además desarrollando otras dos.




Ingeniero de Telecomunicación & PMP